Hay esperanza contra el SIDA si continuamos con la prevención y el diagnóstico precoz

Por primera vez en muchos años, parece que la lucha contra el SIDA está alcanzando un punto de inflexión a nivel mundial. El último informe de ONUSIDA recoge que, desde 2005,  las muertes relacionadas con la enfermedad se han reducido a la mitad y que más de la mitad de las personas que viven con el virus disponen de acceso a tratamiento. De acuerdo con este documento, de mantenerse la tendencia, se estaría en camino de alcanzar el objetivo de dar tratamiento a 30 millones de personas para 2020.Sida_facts_2017_v2

Las regiones en las que se han conseguido mayores progresos en este periodo son el Sur y el Este de África, zonas de muy alta presencia del VIH. En la última década las muertes relacionadas con el sida han disminuido un 42% en estas zonas y los nuevos casos se han reducido en casi un tercio, incluyendo una reducción de la mitad de nuevas infecciones en niños y niñas.

Desde que en 2014 ONUSIDA marcase el objetivo 90-90-90, esta meta se ha convertido en un pilar central en la lucha para acabar con la epidemia. La institución aspira a que para 2020 el 90% de los infectados con el VIH conozca su diagnóstico, a que el 90% de los portadores reciba tratamiento y a que el 90% de quienes lo reciben alcance una carga viral negativa. Siete países ya han alcanzado el 90-90-90 (Botswana, Camboya, Dinamarca, Islandia, Singapur, Suecia y el Reino Unido) y 11 más (entre los que se encuentra España) están a punto de lograrlo.

Situación en España

En España, las tasas de nuevos diagnósticos de VIH son similares a las de otros países de nuestra región Europea de la OMS, aunque superiores a la media de los países de la Unión Europea y de Europa Occidental.

Pero en cuanto a la tendencia, el dato preocupante es que el número de diagnósticos de VIH en España no disminuye: en torno a los 3.500 nuevos casos cada año. Más de 10 infecciones al día. Se estima que en nuestro país hay unas 141.000 personas viviendo con este virus, aunque el número de diagnosticados es inferior: no llega a los 116.000.

El principal modo de transmisión en los nuevos diagnósticos de VIH es la vía sexual. En concreto, la vía de transmisión mayoritaria sigue siendo la de hombres que tienen sexo con hombres (HSH) (53,6 %), seguida de la heterosexual (25,4 %), y la que se produce en personas que se inyectan drogas (PID) (2,8 %).

Un dato aún preocupante y a mejorar es que el 46,5% de los nuevos diagnósticos presentaron diagnóstico tardío, cifra que aún es elevada y mantiene una tendencia estable.

Descenso de los diagnósticos entre población migrante

Las personas originarias de otros países suponen una parte relevante de los nuevos diagnósticos, aunque su peso desciende en los últimos años.

Los datos de 2015 indican que un 30,3 % de los nuevos diagnósticos de infección por el VIH se realizó en estas personas.

La importancia de la información y la educación sexual culturalmente adaptada

Este descenso de los diagnósticos entre población migrante es importante y creemos que es fruto de la apuesta por las estrategias de prevención, que incluye el diagnóstico precoz, el tratamiento y la difusión de información culturalmente adaptada¸ tal y como hacemos en nuestros talleres de educación sexual para población migrante o cuando les aportamos a profesionales las claves culturales para mejorar su atención a estas personas.

Porque gran parte de la eficacia de la prevención y de la educación sexual estriba en conocer las peculiaridades de cada cultura y, de este modo, saber qué información contribuye a desmitificar y eliminar tabúes o falsas creencias vinculadas al VIH y al SIDA y a promover la adopción de medidas preventivas o de realizar la prueba del VIH, en el caso de haber estado en una situación de riesgo.

Por ejemplo, las y los jóvenes en España asocian el NO uso del preservativo a una prueba de fidelidad, lo que es un peligro porque precisamente el VIH puede venir de situaciones de riesgo con otras parejas sexuales anteriores.

O es importante saber que en muchos países árabes no se permite la entrada al país si eres VIH positivo. Además, mucha gente cree que es una enfermedad de occidente como castigo a nuestra sexualidad.

Por otra parte, también es preocupante que las personas adolescentes consideren lejano el riesgo de infección e incluso crean erróneamente que ya no existe, lo que dificulta la prevención.

O nuevos fenómenos, como la expansión del “chemsex” (consumir varios tipos de drogas para mantener relaciones sexuales durante largos períodos de tiempo) que Barcelona acaba de incorporar como un problema de salud pública, ya que se estima que multiplica por tres el riesgo de infección por VIH.

Con esta información, actualizada y culturalmente adaptada, podremos elegir las mejores estrategias y mensajes para alcanzar el objetivo final de prevención.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *